HACE FRÍO

Solo, vacío, roto, en el suelo… toqué fondo, no me cojan, no me agarren. Necesito patalear como un niño, llorar como un bebe, acariciarte como un hijo, como solo sabe hacerlo un hijo. Hace frío, necesito que me abraces, necesito que me arropes, necesito que me mimes, besarte por última vez. Mi dedo recorre tu cara, mis ojos te miran, una lágrima se posa en tu frente, mis labios te besan. Necesito que me beses.

La suave nieve palidece tus mejillas. Te miro, el cristal se empaña. Tranquila, no digas nada, déjame hablar a mí. Hace frío, este invierno es eterno. No habrá más flores, no más atardeceres otoñales, no más noches de verano. Solo quedará la escarcha permanente, el rocío de mis ojos y el recuerdo de los tuyos.

Mi sonrisa ya no volverá, no tiene músculos que la guíen, no le queda aliento. Nunca volverá, porque el dramaturgo de la vida escribió una tragedia en la que no quedó resquicio para la comedia. Porque ya no hay bufón. Porque no quedan motivos. Porque se fue contigo. Porque ya no es necesaria porque no quiero reír. 

La función ha acabado, el tramoyista tenía prisa, no dejó que el público aplaudiera. Abandonen la sala. Hace frío, estoy solo, ya no queda nadie. No necesito a nadie, la soledad me es suficiente, la cambié por la esperanza.

De nuevo, solo, vacío, roto.

Para siempre, solo, vacío, roto. 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: