LLUEVE: AGUA Y SAL

Posted in MIS COSAS on 17/03/2011 by José Ángel

Todo ha sido demasiado rápido, ¿y ahora qué?, la nada. Toca aquelarre, una campana sorda avisa de su inminencia. Reunión de brujas, con sombrero, sin escoba, partiré. La noche se acerca, recojamos el atillo, todo debe estar listo para el momento. Pronto llegaré al campo, encenderé la hoguera, la apagaré.

Errante por el campo, de incógnito, nadie me reconoce. Sonámbulo, con la mirada perdida, sin meta, sin rumbo, he perdido el fin. No tengo corazón, solo un artefacto que bombea mi sangre. Llueve, la lluvia empapa mi chaqueta y resbala por mi cara haciendo un intento por acariciarme, todo es una ilusión. Solo me queda una vieja maleta, sin apenas ropa, llena de recuerdos. Intoxicado en este lupanar, al que llamamos mundo, deambulo por los días, sin ser consciente de la realidad.

Sin paraguas, lo he perdido justo cuando mas agua caía. La “L” reafirmó su presencia vistiéndose de “LL”. Llueve, un gato empapado mira de reojo, maúlla y sale corriendo en busca de cobijo, probablemente nunca vuelva. En la vida todo pasa por alguna razón, pero por más que me pregunto, no logro encontrar el motivo de tal ensañamiento, tal vez, todo sea cuestión de suerte. Nunca fui afortunado.

Sin fuerzas, caigo al suelo ante la mirada atónica de los que no comprenden mi dolor. Me estremezco, tiemblo, tú ya no me abrazas, tengo frío. Compadreo, algunas risas y algún que otro escarnio que me derrumban más si cabe.

Sigue lloviendo, agua y sal, lágrimas. Lo perdí todo, no tengo nada, nadie, ni tan si quiera tengo aliento para seguir caminando. Te fuiste, la princesa también se fue, el león se irá. Las palabras sobran, ya todo está dicho. Bonitos momentos, bonitas lágrimas, sueños truncados.

Anuncios

HACE FRÍO

Posted in MIS COSAS with tags , , , , , on 13/02/2011 by José Ángel

Solo, vacío, roto, en el suelo… toqué fondo, no me cojan, no me agarren. Necesito patalear como un niño, llorar como un bebe, acariciarte como un hijo, como solo sabe hacerlo un hijo. Hace frío, necesito que me abraces, necesito que me arropes, necesito que me mimes, besarte por última vez. Mi dedo recorre tu cara, mis ojos te miran, una lágrima se posa en tu frente, mis labios te besan. Necesito que me beses.

La suave nieve palidece tus mejillas. Te miro, el cristal se empaña. Tranquila, no digas nada, déjame hablar a mí. Hace frío, este invierno es eterno. No habrá más flores, no más atardeceres otoñales, no más noches de verano. Solo quedará la escarcha permanente, el rocío de mis ojos y el recuerdo de los tuyos.

Mi sonrisa ya no volverá, no tiene músculos que la guíen, no le queda aliento. Nunca volverá, porque el dramaturgo de la vida escribió una tragedia en la que no quedó resquicio para la comedia. Porque ya no hay bufón. Porque no quedan motivos. Porque se fue contigo. Porque ya no es necesaria porque no quiero reír. 

La función ha acabado, el tramoyista tenía prisa, no dejó que el público aplaudiera. Abandonen la sala. Hace frío, estoy solo, ya no queda nadie. No necesito a nadie, la soledad me es suficiente, la cambié por la esperanza.

De nuevo, solo, vacío, roto.

Para siempre, solo, vacío, roto. 

SEÑORA ZAHA HADID, VÁYASE A TOMAR… UN CAFÉ. MONTESEIRÍN ACOMPÁÑELA

Posted in ARQUITECTURA with tags , , , , , , , , , , on 11/01/2011 by José Ángel

No entiendo por qué se olvida lo que la tal iraní y el camaraderio municipal han pretendido hacer con el prado. Nadie entiende, nadie sabe, nadie comprende, nadie habla.

Sevilla aspira a convertirse en la ciudad número mil con Gugenhein, con su parasol en forma de seta, e intenta escalar hasta el puesto novecientos con una segunda mamarrachada convertida en biblioteca.

Zaha no tiene la culpa, ella sabe jugar muy bien al juego del arquitecto saleroso y alocado que sin pudor se forra, llenando de banalidades nuestras ciudades.  La culpa no es de la susodicha Zaha, sino de los que sin forrarse se creen más modernitos que ella misma. Estos señores que primero derrochan y luego preguntan. Tal vez, la culpa sea de los ilusos ciudadanos que muy imbécilmente nos creemos estar gobernados por políticos sensatos.

Zaha es muy feliz con sus tubitos inclinados. Sinceramente me alegro, pero intente meterlos por otro lado, igual le crea un mayor placer sensorial, al menos el pueblo se lo agradecerá.

¿Alguien conoce la planta de la biblioteca? Es el último sitio donde me gustaría estudiar. Eso sí, el envoltorio que nos vende, como siempre, de la más alta calidad. Que se note el poderío que se gasta por Sevilla. Ya no es que su biblioteca sea fea y carente de sentido de entorno, señora Hadid, que también, sino que su biblioteca no es nada, no sirve para nada. Aprenda de Cruz y Ortiz o dedíquese a otros menesteres y deje de joder al personal. 

Sólo espero que la burda excusa de las vistas consiga que tal esperpento no llegue a buen puerto.

THE SHOW MUST GO ON

Posted in ARQUITECTURA with tags , , , , , , on 10/01/2011 by José Ángel

Claro y directo, el panorama arquitectónico actual es ciertamente complejo a la vez que demente, los arquitectos sufrimos una esquizofrenia tan genuina como preocupante. Intentamos justificar todo y las justificaciones rallan el insulto a la inteligencia. Intentamos vender la milonga del paradigma arquitectónico, lleno de palabrería y sofisticación, cuando la realidad es bien distinta. Nos encontramos ante el preludio de la decadencia más absoluta, la anacrusa del ocaso.

Actualmente, en la arquitectura ni tan siquiera existe este individualismo que tanto repudio, no porque no sea perseguido por la élite arquitectónica sino porque ni siquiera son capaces de conseguirlo, está todo completamente agotado hasta el punto de aburrir. Todo es como todo y todo es una mierda.

Me crea aun mayor desasosiego el hecho de pensar que  parece (hago hincapié en lo de parece porque no estoy del todo seguro) que ellos creen las patochadas que nos cuentan, y además, el hecho de estar ya acostumbrados a ellas hace que ni tan siquiera nos alarmamos, nuestra respuesta es la pasividad más absoluta, el gremio les aplaude. La masa pensaría de ellos que son meros bufones al servicio del espectáculo y es que eso es lo que hacen, bufonadas, parodias de la arquitectura, a lo que muchos dirán “the show must go on”.

A mi juicio, estos, los divos, no son más que personajillos al abrigo del poderoso caballero, que diría Quevedo, o más bien juguetes rotos, por no decir lisiados, y no de manos sino de conciencia pues actúan con la impunidad del pobre tarado. Todo forma parte del mismo despropósito. Si a todo esto sumamos el poco respeto que muestran estos personajes por la arquitectura y lo bien que saben camelar a un estudiante ávido de espectáculo,  el resultado no puede ser otro.

Desolado, la arquitectura no es este arte festivo que nos han intentado vender durante estos cinco años, vivimos en la mentira, la arquitectura no son los colores de los vidrios del aulario. Nos han engañado y no he sabido reaccionar a tiempo, no quiero pensar que sería de mí si aún viviera en el país de las maravillas.

LA DESPEDIDA

Posted in MIS COSAS with tags , , , , , , , on 08/01/2011 by José Ángel

Corre, salta, vuela, vive.

Vive, baila, sigue, piensa,

Piensa…..  piensa…..

Sigue siendo feliz.

Te vislumbro en la oscuridad de unos labios callados y unos ojos cerrados. Te miro, tu respiración me es suficiente. Sueño con la luz, te busco en el refugio de mi soledad, la del sofá que recuerda a ti o la de cualquier noche pensando en ti. Vivo en la inmundicia del amor, vagabundo de verdad, seguiremos en calma, de retiro espiritual, eso siempre me gustó.

Lo que suena a ruido, molesta, solo daña los tímpanos, pero hiere de muerte al corazón. El martillo no quiere fundir hierro. No quiero blandir mi espada. Estoy batido,  harto de luchar, hastiado de pensar, cansado de las ojeras y de las orejeras; del frío y del confío; del cuento y del descuento; de todo y de todos.

La fulana olvida su papel, el neón la cegó. Ya no siente ni padece, ya no cree, pero llora. Quiere volar, hablar inglés, quiere olvidar. Soy fulana, porque no miento, porque digo lo que pienso y porque soy maleducada. Soy fulana pero se amar, se llorar y se querer. Tal vez no sea tan puta, siempre creí en el amor, el mismo que me lapida.

La princesa llora. Vivía en palacio feliz, sin preocupaciones, pero el bufón le hizo gracia, eso sí solo gracia. Un león dormía a sus pies como un risueño gatito. El circo ha llegado, pero la princesa había salido. Ahora la princesa llora, el bufón ya no ríe y el león se ha marchado.

Se apagó la luz. El devenir nos dio la espalda. La margarita no estuvo de nuestro lado, no nos dio la razón, estaba mustia. Las nubes de algodón se convirtieron en tormenta que me cogió con la ropa tendida.

Pienso…. pienso….

Sigo solo

Quiero olvidar, pero no puedo

Quiero olvidar, se que puedo.

LO QUE NO SE SABE CONTAR

Posted in MIS COSAS with tags , , , , on 07/01/2011 by José Ángel

Triste dualidad ante mi, sin haberlo previsto me enfrento a un combate en el que la única verdad es que las mentiras se reproducen por esporas. Las margaritas son más bien feotas y las nubes inalcanzables, incluso cuando vuelo, me quedan bastante lejanas. Me encuentro solo y vacío, en un mundo dominado por el bisoñé con extensiones, plagado de palabras malsonantes que saben burlar al crítico viandante, aunque no al vulgar trotamundos. Quien no sabe que contar recurre a la metáfora vacía y al adjetivo sobre el adjetivo, quien si lo sabe, también

Comienza el combate, me dirijo al ring mientras mi esperanza se diluye a cada paso firme que doy. Como cuando uno comienza a acabar, sientes que el fin esta cerca, eso te aturde, pero la sensación de placer es inevitable, los acontecimientos no deben precipitarse pues acabarían rotos sobre un acantilado de sin razón y no queremos que esto suceda, o tal vez si. En el fondo sabemos que cuanto más dura sea la caída, mayor será el placer al levantarnos. Las heridas no duelen, simplemente escuecen, lo cual no es del todo malo, aunque lo cierto es que siempre acabas rezando por no volver a caer. De camino al rincón se que perderé, el arbitro no vio su juego sucio, aunque un bate rondaba su puño de acero.

En mi solitaria esquina, sin más compañía que un triste cubo que no podrá limpiar mi sudor. Ingenuo y con orejeras de burro intento evadirme, de galaxia en galaxia a lomos de mi unicornio sintiéndome un mítico paladín. Suena la campana, estoy desnudo, mi dura coraza ya no me acompaña, la necesito.

Segundo round, me siento ya bastante vapuleado y dolorido, pero un boxeador coraje que lucha con el corazón, prosigue aunque las posibilidades de victoria sean nulas, aunque la chica del cartel haya recogido los bártulos y tenga ya en sus manos el abrigo de calle, incluso cuando regresa a los vestuarios. De momento aguanto en pie, todo va relativamente bien, nadie confiaba en mi, ni siquiera yo mismo. No me teme, pero yo tampoco. Sabe moverse bien, tiene experiencia, en eso me gana. Yo soy más bien un inconsciente que ve gigantes aunque las aspas estén moliendo trigo.

Acaba el combate, de nuevo he perdido por k.o., sobre la lona manchada de sangre y sin fuerzas para la revancha, volveremos al solitario punching con la esperanza de que en el próximo combate  aunque no venza, todo sea un poquito menos doloroso. El amor siempre fue un duro contrincante.